"Art for Art's shake"

El olor de un libro viejo. Viajar. Teatro. Las sonrisas de madrugada.

Mi foto
El olor de un libro viejo. Viajar. Teatro. Las sonrisas de madrugada.

20 de octubre de 2010


Defoe entre recuerdos que atropellan la no cordura de no acostumbrarse. Estar de vuelta. Sabor a la última cerveza del día. Guinness. Negra. Sonrisas que nos refugian en aparente rutina. Que no llega. No. Llega guitarra, y el i'll kill her, el stand by me, el le voy a cobrar a tus labios tus miradas. Llega teatro. Llega el puto momento en el que me vuelvo tóxica. Yo, sí. Del taste of your lips. Adicta a huir. A tender. Tiendo a cargarme lo que más quiero.
Y luego, a subirle el volumen tanto a las notas más agudas de los acordes menores, que no me escuche ni gritar; while wandering around the streets of the worn out Logroño, aimlessly.
Sábanas que no me atrevo a cambiar. Mañanas frías. Octubre. Otro Octubre más.
Olor a madera y cuerdas y humo y a tí. Y a tí por mis dedos y mis pulmones.

Y tu Sol de la azotea, y Naim Yael. Despiértame para ir a clase, tengo que llegar a Clifton a la una.
Douce nuite, petarda. joder. Joder.
Trenes, verde.. verde mágico. Molten soul, Voldenpark, Amsterdam en Julio.
Au revoir, bonita. Despégate. Pero devuélveme Nottingham, tal como lo dejamos.

Con acordes desafinados y jam sessions sujetándonos las ganas.
Dame viajar cada día en bici morada. Dame sus calles. Ye Old Salutation. Algo de jazz con buenos baterías.

Quítame-los. No quiero más recuerdos felices.
El invierno se ha comido al Otoño.

2 comentarios:

  1. No puedo decir que carezcas de magia para escribir, porque mentiría. Las personas magicas alumbran al mundo con su magia en todo lo que hacen.

    ResponderEliminar